Homenaje a Ma. Antonieta Palma Ríos

2011-06-13 - Teatro de Cámara del Teatro de la Ciudad

SEMBLANZA DE MARÍA ANTONIETA PALMA
Nativa de Monclova. Hija de un revolucionario del ejército obregonista, el coronel Antonio M. Palma de Guaymas, Sonora, de ascendencia yaqui y de una dama monclovense, doña Paulita Ríos de Palma, quien dio a luz a su hija María Antonieta, el 7 de enero de 1924. Empero, la señora falleció y dejó dos niñas pequeñas al cuidado de su propia madre, doña Toñita Cantú de Ríos. La abuela de las chiquillas se encargó del cuidado de sus nietas; ya que, el Coronel Palma, trabajador en la estación ferroviaria, no tardó en contraer segundas nupcias.
Desde que María Antonieta aprendió las primeras letras, fue vertiendo sus sentimientos en el papel. Luego, las hermanas Palma Ríos fueron llevadas a Monterrey, para ingresar en el Colegio Progreso y la Academia Labastida. Regresó a Monclova y siguió sus estudios en la escuela comercial de la Srita. Herlinda Elizondo.
Sin embargo, sus ansias por escribir continuaron y en 1940, pidió colaborar en el periódico quincenal Tabloide, dirigido por don Encarnación Peña, quien le asignó la sección cultural. Más tarde, empezó a trabajar en Almacenes del Norte, una gran tienda de don José Gil González, en la esquina de la calle Hidalgo e Ildefonso Fuentes. A la hora de salida del personal, era frecuente que se presentara uno de los primeros trabajadores de AHMSA, el señor Carlos Campos Gutiérrez, originario de Sacramento, para acompañar a María Antonieta a su casa. Ellos iniciaron un noviazgo que motivó mucho el espíritu amoroso de ella y creó poemas más sensibles. En 1943, contrajeron matrimonio y al paso de años felices, procrearon diez hijos. Con todos ellos compartió sus alegrías y sus penas, emociones que estructuró y les dio forma en sus escritos. Inclusive, cuando falleció uno de sus hijos, templó su sufrimiento y con abnegada resignación se dirigió a Dios.
Colaboró en los diarios pioneros de Monclova, como El Día, cuyo director era el Sr. José E. González Ballesteros, quien fue Presidente Municipal y El Tiempo de don Manuel E. Martínez, como reportera de las notas sociales. Después cuando se inauguró La Voz, en 1986, entró de fotógrafa, columnista y cronista, con su página Monclova del Ayer, engalanada con imágenes antiguas de personajes conocidos en la comunidad, en donde colabora hasta la fecha.
Formó el Círculo Literario, cuyos integrantes se reunían en el Museo Biblioteca Pape, para leer, criticar y alentar la creación de sus obras. Sus poemas se han publicado en folletos y libros, titulados “Los Pensamientos de una Niña Enamorada”, “Cartas y Escritos de María Antonieta Palma” y “Emociones”, de este último se han impreso cinco ediciones.
Además, fue socia fundadora de la Sociedad Monclovense de Historia, A.C. y su fotógrafa oficial en sus inicios. En varias ocasiones, ha presentado trabajos de microhistoria o crónicas como, las relativas al establecimiento de la estación ferroviaria en nuestra ciudad y la acción valerosa de su tío el Coronel Faustino M. Palma, cuando salvó la vida a don Venustiano Carranza en Veracruz.
María Antonieta tiene numerosos nietos y bisnietos, pero su espíritu de niña buena y amorosa no cambia. Ella sigue siendo generosa, da cuanto tiene a quien puede ayudar, su energía jovial la contagia y no deja de ser creativa y practicar otras artes. Ahora, está pintando de cuando en vez; en los colores de sus cuadros refleja sus estados anímicos de tranquilidad y paz; pues, ella está agradecida con Dios y la vida. Su labor ha sido fructífera y continúa cumpliendo sus metas.

Ramón Williamson Bosque 1° Junio de 2011

 

<< Regresar